martes, 1 de diciembre de 2015

Bacco en la Jungla.

Las pibas empezaron a pelar y todo se descontrolo. De repente habia trozos de mango por doquier,con dulzura en todo el lugar,  como para quedarse pegado; era normal.
Era norma, hablar del mundo como el leon y la zorra, y lamer las heridas del ayer, mojarlas con el ron del recuerdo, regordearse de las cicatrices y contar las crueles historias de amor que las vengaron.
Las pibas empezaron a pelar y todo se descontrolo; vea, el hielo rodaba por el piso, espectacular, en un giro circular para hacer resbalar.
y la gente que bailaba, empezo a especular, entre caer o planear, pegarse al mango, o buscar la pepa fibrosa. En ese descontrol, ese caos controlado, cabia un universo de los mejores deseos, o los mas sucios, nadie sabia realmente. Nada acabo realmente, aunque todos se fueron. Despues de esto, ese descontrol siguio, por las ramas, por los troncos, buscando mangos, chupando pepas, descontrolando todo. Buen puerto suele ser el que queda en la otra punta, y en este mar, me decian, somos todos naufragos.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Susanita, tan bonita.

"Te sentís triste por un rato. Sentimiento barato, pero que va. Se siente, como se siente el calor y me va a asfixiar. Triste, por las muertes, triste, porque me di cuenta de que pasado mañana me muero, y acá estoy, sobre una silla de madera, escribiendo para poder sacar al diablo, de mi corazon. Un diablo hermoso, nada terrible, un amor arraigado en el pecho como un tumor digno de un cáncer etapa cuatro. Das tres o cuatro pasos, en la vida, pero si no te pones a correr, adonde estas parado te quedas. Yo quiero dar dos pasos mas, mínimo,  y me gustaba mas cuando ella estaba conmigo. Di, un poco de sinceridad, peras al olmo, algo imposible de imitar, hoy. Y por eso, en vez de ser un farsante, prefiero extrañarla. Es poco explicativo el termino, o se queda corto, si deseo en poco mas de un texto ser informativo. Era parte integrante de mi alma y se ha ido. No hay forma mas simple de explicarlo. Sueño que la veo, pero sueño despierto, entendes? Suelo verla pasar con el pelo suelto, y te juro que me lanzo a abrazarla, la veo ahí sentada con las piernas cruzadas, pintando. La siento pararse al lado mio agarrarme la mano para ir a pasear, y vos me preguntas que es el amor. El amor es eso, pelotudo. El amor es que te agarren la mano y te toquen el alma, es que te hagan un nido sobre tu hombro y que te cuenten cosas, lo que sea, lo que importa. Es que te importe lo que no te importaba, y que busques lo que no buscabas y que encuentres mas de lo que deseabas. Es bueno, es malo, es amor. Como un alquitrán que se pega, como un perfume que nos perfuma: yo la llevaba en mi piel y en mi ropa. La llevaba en mis manos, la cogía con ganas, con ganas ganas. No corría, no corro, Hoy no corro, pero me sumerjo, y es un lugar profundo, donde imagino mucho; el sol se muere, La luna se aparta de nosotros, y lo unico que realmente me pone triste, es no tener que pelear con ella. Que daría yo por dos peleitas de esas bobas, que guarangada no diría yo para verla fruncir el seño y luego marcharse enojada. Como no seria yo el niño que fui con ella, por un rato. Eso me pone triste. Por ahi si queria la casa, los hijos, el trabajo y un piano. Por ahí el piano no estaba en sus planes. Por ahí, con un piano todo es mejor. Por ahí, la tristeza es darte cuenta de lo que queres. Y es el precio que deben pagar, los que quieren saber la verdad."

miércoles, 7 de enero de 2015

Antiheroe.

El parecía un tipo normal. Normal normal, no. Pero daba esa nota, medio mal trasnochado pero bueno. El tipo parecía normal. Era un enfermo. Hacia poco que se había mudado, el tipo normal, a vivir al barrio.
Es que no pasa nada en el barrio. Es un barrio normal, con gente normal, con todo, locos y enfermos, eran normales. Era él el que no era normal. Era peor que un animal.
El placer del barrio era la plaza. Era normal. Pero a ese tipo, con pinta de un tipo normal, nadie lo veía pasar.
Nadie parece sospechar, el sale siempre pero nunca en la plaza se lo ve pasar, eso lo sabemos todos los de acá, que somos pocos, y somos locos, pero vemos todo lo que pasa por acá. No pasaba nunca. Nunca lo vimos pasar.
El asunto, digo, todo esto que te estoy contando; el asunto es que es el tipo siempre entra a su casa con gatos. Y siempre pasa igual.
A la noche se escuchan gritos.
A la mañana, vuelven a entrar. Son sus víctimas pequeños gatitos.
Ellos entran, no salen mas.
Todos los días, pasaba, y pasaba. Y a mi eso me sacaba, pero de terror, ni hablaba.
Su novia, a veces ayudaba. Estaba enferma, estaba mas que enferma. Un día, normal, me subo al árbol. Y pude observar, como los mataban. Y por solo tratar, me sentí descuartizar.
Normal, es un recuerdo. Nada mierda, volvió a ser normal.
Volví a mi puesto en la plaza, y salude al gato Baltazar, era un gato viejo, pero bueno, y singular. Tomaba sol todas las tardes conmigo.
Un buen día, no lo vi mas.
Entonces, normal, pensé que sabia lo que le había pasado. 
No podía vivir con eso, entonces tuve que actuar.
Me manche la sangre con sus sesos. De esos sesos, que mancharon el piso, que mancharon todo. No quería yo, matarlos, de todos modos. Solo quería que sufrieran, que sufrieran como yo y los gatos. Entonces, normal, todo termino para ellos.Yo no quería matarlos, o tal vez, si.
Volví a la plaza, y cuando iba a llegar, se me cruza Baltazar.
Me volvió el alma al cuerpo, me volví un animal. Pero no me arrepiento, ni me arrepentí, no era por el gato, era por mi, yo los mate. y fue solo por mi.
Yo solo quería que se detengan.

viernes, 19 de diciembre de 2014

Yo, el lobo.

Quien soy yo, Caperucita? quien sino un anima. Quien sino la perdicion de querer morderte. Quien sino un corredor sin carrera, un perdedor en el sueño del amor; quien sino el que no te tiene.
Porque sos vos, Caperucita, la razon de mi existencia. Porque estoy seguro que sin vos, peligra mi existencia. Y asi de malo como soy, mira que tambien puedo sufrir. Y es por vos, Caperucita, que me quiero. Porque quiero con vos ganar la guerra del puedo, con mis quiero. Y es porque me engualichaste, que en un ricon me lamo las heridas.
Es el amor una enfermedad que avanza dia a dia, y me tiene sin cuidado el hachero y su hacha. Porque pienso escabullirme, hasta debajo de tus sabanas y comerte poco a poco como la mas deliciosa manzana.
Es que me tenes loco, Caperucita. y la locura me da mas ganas, de volver a comerte a besos, aunque alguien luego me desparrame los chinchulines.
Es que por este amor yo hubiera muerto, y peleo mil batallas y tu aroma que viene con el viento, me deja amansado, y si observo taimado, ya no se cual es mi tiempo.
Estamos todos muriendo, y no de placer, sino de duda.
La duda es amarga y casi siempre nos deja hambrientos. 
Yo voy a vos, a saciarme, con tu amor como alimento.

El Lobo.

No te enamores de una bailarina

No te enamores de una bailarina. Tienen alas en los pies y su corazon vuela como un barrilete.
No te enamores, no.
Puede que sea tu perdición.
No te enamores de una bailarina, sus posturas antinaturales, y sus formas de poner los pies, inclusive la postura al hablarte, serán difíciles de leer, sino imposibles.
Pero no es por todo esto que te aconsejo no enamorarte.
Es que si te enredas en su rodete y te estiras como sus abductores, cuando llegues a la suavidad de su piel, vas a estar perdido. Vas a perder las buenas costumbres, como de contestar, como de prestar atención y vas a estar lejos, en el mismo lugar, viéndola fluir, porque las bailarinas nunca dejan de bailar, nunca.
Por eso, no te enamores, no te gastes, si no tenes alas en los pies para seguirla, ahórrate la tortura de no coordinar los pasos, No busques la felicidad con ella, es mejor salir corriendo.
Pero si te animas, valiente, después de ella. todo parece poco: poco y nada.

No tendras consuelos tontos de mi.

(parece tan genérico, esa frase de consuelo,- casi como buscar un segundo premio-, se busca sin ganas, se escucha sin ganas. A veces, es lo único que se escucha además de esos pensamientos que se intentan ahogar. Para siempre, o por ahora, todo comenzó con una realidad. Dura. Áspera. Pero no menos dura que analizar todo de nuevo cuando te dicen...)
-hay cosas peores.
-Ah, mira vos, no me consuela un choto tu comentario.
-no me crees?
-La verdad, no.
-Vos la engañaste alguna vez?
-si, pero es diferente.
-Diferente porque lo hiciste vos y no ella?
-No, boludo, es que yo lo hago por garchar, y ella no, ella se engancha, se enamora para garchar.
-Ah! y vos pensás que solo vos podes disociar eso, que ella no se calienta, quiere garchar y no volver a oír de esa persona, no?
-No. Bueno, si. Pero no! Sabes que! tenés razón, peor que ser cornudo es tener a un hijo-de-puta al lado que te hace pensar!

Odaxelagnia

Con los dientes, experimentar el tacto. No es sumisión, no es dominación, es perderse entre el medido poder del maxilar.
Suave,-dice-, al empezar,  los experimentados saben que las marcas están prohibidas.
Pero medir el deseo, es parecido medir con centímetros un suspiro, o como medir el tiempo con besos.
Es que se vuelve cada vez mas imposible aguantar las ganas de hundirse en la piel y eso un poco nos puede lastimar, pero de la mano del dolor, el placer, sobre el placer, el control, y la perdida total.
Sucumbir a la presión sobre la oreja y desplomarse de un suspiro.
Morder, o ser mordido.
Comer y ser comido.
Como comunion, como union, como testigo de la filia sin control en esta habitación oscura: Odaxelagnia.